Libro: Del mismo lado

Autor: Francisco Ingouville
Editorial: Grijalbo
Peso: 0,18 Kg. Edición 2001, en Rústica
164 páginas
Idioma: Español

Aunque no las llamemos negociaciones las personas comunes negociamos varias veces por día en nuestra relación con los demás.
Este libro recoge experiencias de los mejores negociadores del mundo de diversas épocas y culturas. Además de su valor literario, pueden ser útiles tanto en estas transacciones de la vida diaria como en los negocios o las conversaciones internacionales de paz, para que todos ganen.

Comentario de lectores
Julio C. Saguier (Director Diario La Nación) – 15/12/2001
Es indudable que el mundo occidental está avanzando desde hace años hacia la búsqueda de un modo de resolución de conflictos que no esté basado en el sistema controversial, que coloca a ambas partes en un cuadrilátero, cercados por cuerdas, con un par de guantes, o enfundados en un sistema procesal, y sujetos a la resolución de un árbitro que se debe atener a dichas reglas. Así como se avecina la crisis del boxeo como deporte, también se vislumbra la crisis del litigio como modo de solución de conflictos entre los hombres. El título de la obra es significativo, Del mismo lado, no ya frente a frente, o enfrentados, sino juntos, como quien empuja un único vehículo empantanado en el barro. El vehículo se pondrá en marcha si se logra que las partes empujen el conflicto y no se empujen una a la otra. Los facilitadores, mediadores, negociadores, conocen herramientas de ayuda a las partes, y el autor de este libro es un experto en dicha materia, formado en la Universidad de Harvard, mediador profesional, y profesor de la disciplina. De su práctica como receptor y transmisor de estos conocimientos, que tienen mucho de “know how”, de saber experiencial, nace este libro como una forma original de aplicación del método del caso, desarrollado precisamente en la universidad donde se formó el autor. Lo original de esta recomendable obra es la recopilación de noventa historias, anécdotas, moralejas, fábulas, que ejemplifican las situaciones de conflicto en que las partes se ven envueltas, enmarcándolas de un modo tal que invitan a la reflexión y a la imitación o adecuación a la circunstancia particular. Los “cuentos”, como prefiere llamarlos el autor, no son sólo ejemplos, son aplicaciones de vida, que exceden con mucho la mediación tradicional, para extenderse a todo conflicto humano necesitado de una visión lateral, o de un colocarse “del mismo lado”, para mejor mirar el mismo. Expresiones tales como: “Mejor que enseñar es dejar aprender”, o “Nadie aprende lo que no se ha preguntado”, o “Muévete lento si quieres ir rápido”, son aplicables a múltiples situaciones vinculadas a los tiempos propios de los conflictos, y de las demás personas, que no son precisamente los nuestros. De su respeto depende a menudo la solución. Una obra para tener en cuenta, en la que se anuncia un camino que el lector seguramente recorrerá gustoso, y en el que aprenderá mucho. Julio C. Saguier FUENTE: LA NACIÓN CULTURA, 18/11/2001.